lunes, 11 de junio de 2012

Endecha española


Ay, paloma,
que bajas a la Rambla
de Barcelona
con la muerte en las alas,
sola.

Ay, cigüeña,
que sobre un campanario
por Valdepeñas
asoleando tu nido,
sueñas.

Fui peregrina feliz
de luz española,
después, con muerte en el alma,
ave que se desploma.
Tanto amor quién me lo quita,
tanta dicha quién me roba.


Golondrinas
que volverán oscuras
siempre a Sevilla
dibujando en el cielo:
“rimas”.

Ay, gaviota,
San Fernando de Cádiz,
deslumbradora,
te esperó como blanca
proa.

Antoine de Saint-Exupéry

“What is essential is invisible to the eye.”