miércoles, 18 de abril de 2012

Guido Boggiani

Guido Boggiani (Omegna - Novara septiembre de 1861 - Chaco (Paraguay), 1902) fue un pintor, dibujante, fotógrafo y etnólogo italiano que en 1887 se aventuró por el interior del Brasil, Bolivia y Paraguay para documentar la vida de los indios de la región.
Sus padres fueron Giuseppe Boggiani y Clelia Gené.
De su padre Giuseppe hereda la pasión por el Arte, especialmente por la pintura.
Artista y científico italiano que se deslumbró con las comunidades indígenas del Paraguay y las retrató con pericia documental y talento, es una de las historias más sorprendentes de la historia de la fotografía.
Falleció, víctima de "otra cultura", en un ritual de expiación de las enfermedades que se pensaba que él atraía, en el año 1901.


Infancia y juventud
Al cumplir los 17 años de edad, después de estudiar cultura general, se inscribe en la academia de Brera en Milán con el fin de estudiar pintura.
Fue discípulo de Filippo Carcano, convirtiéndose en un destacado pintor, donde. por sus obras innovadoras fue considerado uno de los precursores del "arte revolucionario".
En 1881, expone sus primeros trabajos en la Brera en ocasión de la exposición General Italiana.
En 1883 expone por primera vez en el Palacio de Bellas Artes de Roma, en esta ocasión su cuadro titulado “La raccolta della castagne” es adquirido por el Museo Nacional de Arte Moderno de Roma por unas 6.000 libras, precio considerado altísimo en ese momento.
En 1884 expone nuevamente en Brera y obtiene el premio “Príncipe Humberto”.
Boggiani tenía alma de explorador en el año 1887, a los 26 años de edad, realizó un viaje hacia la América del sur, específicamente a la ciudad Argentina con el propósito de exponer sus telas, sus pinturas. En Buenos Aires conoce a varios italianos que vivían en el Paraguay, y a través de los comentarios que hacían, especialmente de las zonas del Chaco y de los pueblos indígenas, comienza su fascinación por el Paraguay, de esta manera inició su propia empresa documental.

Actividad en America.

En el año 1888 llega a Asunción con el propósito de comerciar con ganado y cueros, posteriormente comienza su primera expedición hacia el gran Chaco, a través de las gestiones de Don Juan De Cominges, llega hasta Puerto Casado. En este lugar tiene el primer contacto con los grupos indígenas guaná y zanapaná.
De pronto la pintura y los negocios quedaron relegados. Boggiani recogió objetos y artesanías, estudió un mundo que lo asombraba.
Escribió libros que abrieron nuevos rumbos en el conocimiento de la etnología, la etnografía y la lingüística y con todo este rico material regresa a Italia con el propósito de publicarlos.
En 1893 volvió a Italia llevando consigo una colección de interés antropológico sobre las culturas indígenas y publicó libros referidos a su experiencia, pero Boggiani ya pertenecía a su destino, Paraguay.
En 1896 regresa directamente a Asunción. Esta vez vino provisto de una cámara fotográfica, trípode y todos los elementos para el revelado de las placas de vidrio, estaba convencido de que la única manera de estudiar a estos pueblos era conviviendo en sus tolderías.
Boggiani legó treinta y ocho volúmenes con destino a la comunidad científica, pero fueron sus fotografías las que ganan el interés y la admiración de un público más vasto en la actualidad, a través de la recopilación de materiales de la cultura indígena que posteriormente envía al Museo de Berlín.

Antoine de Saint-Exupéry

“What is essential is invisible to the eye.”