miércoles, 20 de abril de 2016

Recuerdos.

Aún en ese entonces guardabas tu sonrisa más esta se escapaba de a ratos sin permiso y alegraba tu rostro.e iluminabas todo. Será que aún era el tiempo de permitirse mucho de mirar adelante confiando en el mañana. Mientras tanto allá lejos la arena se bañaba en la playa dichosa y el mar que la besaba sin dejar de moverse, la miraba tranquilo marcando con la espuma el ritmo de su abrazo. El cielo de entonces no era el mismo del día en que el que siguió tus pasos cuando sin más destinos recorriste sin pausa los caminos cercanos. Un leño muy antiguo descansaba en el suelo, una piñas caídas con las ramitas cortas alfombraron el piso de ese bosque marítimo. Aún no se sentía la destrucción ni el ruido y todo era calmo, solo había silencios que los pequeños pájaros rompían con sus cantos. Pero solo de a ratos. Atrás había unos  niños que jugaban sin pausa, como todos los niños que juegan por jugar, con pelotas que vuelan pues las empuja el viento, ya no importan las veces que hay que patear al arco lo importante es jugar. Afuera o mejor dicho en la ciudad lejana, otros vientos soplaban casi nadie jugaba. Nadie tenia el silencio todos iban corriendo detrás de vanos sueños, mientras  nadie sabia cuánto tiempo tenían, cuantos días vivirían. Más Seguían  luchando buscando su futuro para ganar la vida sin juegos ni alegrías.
Mientras alli en la playa, seguía llegando el mar a bañar las arenas como siempre lo hace desde que el tiempo es tiempo. Todo seguía su rumbo casi sin inmutarse, las gaviotas miraban esa escollera quieta que penetraba el agua y las nubes volaban  mientras silbaba el viento, los chicos sin apuro seguían jugando entusiasmados sin ver pasar el tiempo...
Ale,20-04-16Buenos Aires.

Antoine de Saint-Exupéry

“What is essential is invisible to the eye.”