lunes, 21 de septiembre de 2015

A Gambolo..-


La tímida ventana deja pasar la luz del sol que entra en la sala del antiguo castillo en la ciudad de Gambolo...El edificio tiene la historia escrita entre sus muros y en sus gastados pisos. No hay allí grandes reliquias ni hay oro, nada de los antiguos lujos se conservan.
Es mas yo me pregunto: "¿ No se si alguna vez aquí los brillos existieron?" Ni aun cuando  la Francia o la España fueron el Reino.
¿ Que fue? Un feudo campesino.Solamente un enclave en medio de brillantes sembrados...Un lugar en el mundo "tan valioso" habitado por "gente sencilla y sabia", donde el mayor tesoro fue el trabajo.Que sabrán esos muros "de vanidades", de "la pompa y la elegancia" de las otras espléndidas ciudades de comarcas cercanas?¿ Conocerán de las luchas cortesanas por el poder, y la riqueza?, ¿Habrán vivido intrigas? Seguramente muchas, porque sus habitantes son humanos...Pero me atrevo a asegurar que lucharon otras lides, no en los campos de batallas sino en los de trigo. Los muros de las casas de este pueblo casi seguro habrán vivido amores, desengaños, ambiciones, los celos y los odios, verdades y mentiras, las luces y las sombras.
Presumo que los de aquí serán expertos en los muchos afanes de la vida.Ellos nos hablaran de emociones humanas y de sueños o tal vez de cosas tan duras como las despedidas,.
Por cierto ahora pienso que  por algúno tiempo algunos habrán extrañado a aquellos que jamás volvieron...
Yo estoy hoy aquí y sigo preguntándome :¿Que  guardaran los muros ?.¿ Que tendrá este pequeño pueblo en sus entrañas,? Que  yo que vengo de una ciudad tan grande como Buenos Aires, tan lejana, lo siento com mío.

Escrito sobre el tren que regresaba de Milano a Treviso 21- 09-15 Ali.


Antoine de Saint-Exupéry

“What is essential is invisible to the eye.”