miércoles, 7 de agosto de 2013

San Isidro antes...




San Isidro, antes...

Entonces recuerdo,  
era la época de las quintas grandes.
Cuando las rosas disfrutaban abundancia
mirando al río desde las barrancas.
Entonces, se merecía la tierra, 
se aprovechaban los frutos  que nos daba.
Me pregunto: 
¿Cómo es que hemos perdido la belleza?
¿Por qué hemos  abandonado la inocencia?
¿Cuándo lo permitimos? 
Olvidamos el verde, tal vez lo hicimos por unas monedas
Por ellas perdimos lo bello
cambiando los jardines por las piedras
y las tejas naranja por cemento.
¿Bajo que amenaza fuimos capaces  de cortar las flores 
y las cambiamos por espejados vidrios 
que hoy visten edificios grandes?.
¿Quién nos hizo perder nuestros sentidos?
Dejar de oler perfumes y ver bellos colores
Pienso y no encuentro respuesta:
¿Cómo, cuándo y por qué fuimos capaces de olvidar el placer de convivir con flores?
Bs.As. 07-08-13  Alu C.G.Maveroff P.Peyrán

Antoine de Saint-Exupéry

“What is essential is invisible to the eye.”