lunes, 21 de mayo de 2012

Estoy...

Estoy enfrentando el precipicio, sin temerle
una línea abrupta, entre la tierra firme y el abismo,
estoy parada, extasiada, mirando el panorama
que me invade.
Estoy ahora, volando muy alto, sin volar...
recorriendo el horizonte con cautela,
soñando así despierta, con los ojos abiertos...
Veo a lo lejos, en el fondo, pequeñas ventanas,
abiertas a universos conocidos,
imágenes que se multiplican con luces teñidas de nostalgia,
que se agitan mientras, iluminan paisajes urbanos,
muy lejanos, New York, Ámsterdam, Londres
y otros sitios.
Ahora, desde este lugar, pienso y entonces desconfío,
luego, me digo:
"Son solo lucecitas de colores, que venden ilusiones",
copias de lejanos recuerdos personales,
memorias de un viaje del ayer, que aún hoy continúa.
De un tiempo que se recorre entre aquello que era desconocido
y esto otro, que se descubre y se hace propio, solo por poder
haberlo encontrado, haber estado allí y haberlo visitado...


Bs.As.21-05-12AluC.G.M.P.Peyrán.-

Antoine de Saint-Exupéry

“What is essential is invisible to the eye.”